Vamos Ortega, renuncia YA! Porque tenemos mucho trabajo que hacer por nuestra Nicaragua. 

Quiero confesar que más de alguna vez fui un hipócrita por desear haber nacido en otro país solo porque aquí no tenemos tantas oportunidades como las que hay en otros países. Quejarme tanto de las limitaciones que tenemos en nuestro país y tener la tonta idea de creer que en otro país tendría un futuro mejor.

Pero el 18 de Abril del corriente año, el que fuese presidente de Nicaragua, el señor Daniel Ortega soltó un poco de su furia utilizando a su juventud sandinista en carretera a Masaya tras protestar por la nueva reforma del INSS. Ortega debió creer que ese día controlaría todo con el miedo, pero en realidad cometió uno de los errores más graves que pudo hacer durante todo su tiempo como dictador. Y es que aparte de mandar a sus fanáticos a golpear a los protestantes, él personalmente se encargó de dar una bofetada a la razón de miles de miles de nicaragüenses, que incluyéndome, nos terminamos de dar cuenta el real problema de Nicaragua. Y ese era su dictador: Daniel Ortega.

Desde ese 18 de Abril, mi vida ha cambiado. Jamás había sentido tanto patriotismo en mi corazón. Jamás había estado tan orgulloso de haber nacido en esta tierra de lagos y volcanes. Jamás había sentido tanto dolor pero a la vez, tanta esperanza, porque sé y tengo la fe que pronto vamos a ver esa Nicaragua con la que ni siquiera en sueños hemos imaginado.

Quiero confesar que nunca había imaginado que tengo tantos hermanos, gracias por eso Ortega. Pero también gracias por ayudarnos a darnos cuenta de qué tipo de personas estamos rodeados. Porque jamás nos imaginamos que incluso familiares cercanos serían capaces de poner primero a un presidente que a su propia familia.

Da tanto alivio saber que desde tu guarida en “El Carmen”, sabes que tus días están contados. Que tus fanáticos celebran con una estúpida algarabía lo que consideran como triunfos, pero vos sabes que esos “triunfos” te dan un sabor muy amargo a derrota. Porque cada acto represivo que haces, te acerca más rápido a tu final. Yo se que te da ese escalofrío en tu espalda, ese miedo que tratas de curarlo mandando a matar jóvenes, mandando a torturar estudiantes. Pero por mucho que hagas, nada te alivia.

Porque sabes que nada es para siempre y porque tienes tanto miedo, es que no aceptas que tu tiempo como dictador ha terminado.

Vamos Ortega, renuncia YA! Porque tenemos mucho trabajo que hacer por nuestra Nicaragua.

Autor: dgaitan

Web Developer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s